Lo que dura, dura….¿o no?

Casualmente anoche mantuve una conversación acerca de la compra de un electrodoméstico, concretamente una nevera, o como dicen en Ecuador, una refrigeradora. A la salida del establecimiento, tras el dinero invertido, la pregunta del millón no pudo ser otra más que aquella sobre la duración de la nueva adquisición. La respuesta la teníamos clara: mucho menos que su antecesora.

Esa tarde quisiera compartir con vosotros un documental emitido en TV2 titulado Comprar, tirar, comprar  de Cosima Dannoritzer, que invita a reflexionar sobre la obsolescencia programada. En él se puede observar que este mecanismo del capital ya no es un secreto a voces, sino una descarada manera de provocar un consumo y desperdicio constante. La obsolescencia programada parece ser la clave para que el sistema  suicida y despilfarrador en el que vivimos no interrumpa su crecimiento. Un progreso económico que probablemente no tendrá sentido cuando nuestro planeta limitado se convierta en un contexto inhabitable para los seres vivos, incluidos nosotros. El vídeo culmina positivamente, sin idealismos, pero con una clara apuesta por otros sistemas de producción armónicos con el entorno ambiental y una propuesta de cambio de paradigma con respecto al consumo y la construcción de la identidad. Deseo os guste. ¡No a la obsolescencia programada!

Anuncios