Quito, la ciudad al ras del cielo

Esta mañana luminosa, desde mi ventana, contemplo la ciudad de Quito.  Bajo el intenso sol de los Andes la urbe reluce hermosa. Pero es en sus calles donde se vive y se siente el verdadero encanto de la ciudad. Su chispa se aviva con el trajín de las idas y venidas de los transeúntes, de norte a sur y de sur a norte, bajo las faldas del viejo Pichincha; con los juegos malabares en cada cruce de avenidas, y la venta de los más variados artilugios y manjares; con la colorida oferta de comida ambulante, desde las frutas a los motes y a las papitas aderazadas con ají;  con el bullicio de los parques y jardines, de los centros comerciales, de los espacios de trámites burocráticos de filas sin fin; con la familiaridad de las casas de almuerzos, con su jugo y sopa del día o de las humildes tiendas de abarrotes que atienden seños de sonrisa amplia, de manos avejentadas; y con la magia de aquellos lugares antaño señoriales, hoy apropiados por las gentes de aquí y de allá.

Vista panorámica de Quito con la Virgen del Panecillo al Fondo.

¿Quieres echar un vistazo tú también? Te animo a leer más sobre Quito en este enlace.

Anuncios

Lo que dura, dura….¿o no?

Casualmente anoche mantuve una conversación acerca de la compra de un electrodoméstico, concretamente una nevera, o como dicen en Ecuador, una refrigeradora. A la salida del establecimiento, tras el dinero invertido, la pregunta del millón no pudo ser otra más que aquella sobre la duración de la nueva adquisición. La respuesta la teníamos clara: mucho menos que su antecesora.

Esa tarde quisiera compartir con vosotros un documental emitido en TV2 titulado Comprar, tirar, comprar  de Cosima Dannoritzer, que invita a reflexionar sobre la obsolescencia programada. En él se puede observar que este mecanismo del capital ya no es un secreto a voces, sino una descarada manera de provocar un consumo y desperdicio constante. La obsolescencia programada parece ser la clave para que el sistema  suicida y despilfarrador en el que vivimos no interrumpa su crecimiento. Un progreso económico que probablemente no tendrá sentido cuando nuestro planeta limitado se convierta en un contexto inhabitable para los seres vivos, incluidos nosotros. El vídeo culmina positivamente, sin idealismos, pero con una clara apuesta por otros sistemas de producción armónicos con el entorno ambiental y una propuesta de cambio de paradigma con respecto al consumo y la construcción de la identidad. Deseo os guste. ¡No a la obsolescencia programada!

La crisis española de forma inteligible y sentido del humor: Simiocracia

Aleix Saló, autor de Españistán. Este país se va a la mierda, regresa con su originalidad e ironía para contar, en formato cómic, qué ha pasado en la península ibérica desde los albores de la crisis financiera en 2008. Para todos aquellos que se han preguntado alguna vez cómo hemos llegado hasta aquí y no pueden descifrar (como una servidora) los datos macroeconómicos que vomitan los medios cada día,  para los que tienen curiosidad por conocer los entresijos de la economía española y también, su peculiar forma de administrar los recursos, aquí llega Simiocracia. Crónica de la gran resaca económica. Parece que el país de los toros por antonomasia tenía otra fauna por reconocer. Espero que les guste.