Año Nuevo 2012

Nuestra medida del tiempo convenida marca un cambio de periodo una vez más. Inauguramos un nuevo ciclo, una nueva etapa de forma ritual, que como un procedimiento terapéutico, deja atrás lo que forma ya parte del pasado y se prepara para el futuro inmediato. Un mañana que se augura y desea desde la esperanza, la mejora y la prosperidad, fruto del pensamiento lineal in crescendo de las sociedades occidentales.

Pero lo cierto es que los próximos doce meses serán tan imprevisibles como lo fueron los anteriores, y probablemente  acontecerán hechos lejanos a nuestras expectativas, dulces y amargos. Muchos de los ideales propósitos de las primeras horas del año quedarán en intentos frustrados, tropezaremos de nuevo con las mismas piedras en el camino (aun conociendo su existencia) y volveremos a cometer ciertos errores que creíamos haber corregido definitivamente.

Como prevención al inevitable desasosiego y frustración de los acaeceres del año nuevo tal vez sería bueno atisbar otras formas de este tiempo, mirar con diferentes perspectivas, milenarias o terriblemente próximas, y apropiarnos de otros relojes para darnos el eterno plazo de aprender a vivir.

Al fin y al cabo la vida es una experiencia tenaz, una oportunidad sea cual sea su calendario.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s